Una revolución permanente del lenguaje